Idiomas

Contacta con nosotros:
+34 902 100 440
El fusarium de verano en los céspedes. Alerta - Zulueta Corporación
12429
post-template-default,single,single-post,postid-12429,single-format-standard,et_bloom,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-3.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

Blog

hongos_verano

El fusarium de verano en los céspedes. Alerta

  |   cuidados césped, Hongos césped, mantenimiento césped, Noticias

El Fusarium de verano, está ya presente en nuestros céspedes. Hemos recibido varias consultas y fotos para identificar y casi todos los afectados en un principio, pensaron que eran manchas de sequía.

Su desarrollo Suele comenzar normalmente a finales de junio y durante los meses más calurosos de julio y agosto, la Festuca Arundinácea, la Poa y el Raigrás pueden experimentar el desarrollo de manchas marrones que pueden expandirse rápidamente de 15 a 30 cm. El fusarium de verano, es causado por el hongo Magnaporthe poae .

Los síntomas comienzan a aparecer cuando comienza el verano cálido. Manchas marrones se van produciendo mientras se desarrolla la enfermedad. Los brotes varían de los céspedes que se mantienen altamente a los que se mantienen mal. Los síntomas son más pronunciados en el césped con alto mantenimiento.

fusarium_verano

Condiciones para el desarrollo del Fusarium de verano

 

Los céspedes infectados parecen ser propensos a las tensiones ambientales que surgen por:

 

 

 

 

 

La enfermedad puede propagarse mediante equipos de mantenimiento y material vegetal infectado. A pesar de que la sequía parece estimular su desarrollo, se encuentra frecuentemente en lugares húmedos.

recortes_cesped

Los recortes del césped deben retirarse durante el desarrollo de la enfermedad

Prevención cultural del Fusarium de verano

 

Obviamente cualquier tipo de gestión que reduzca el estrés de césped durante los meses del  cálido verano ayudará a reducir el desarrollo de esta enfermedad. Aplicaciones apropiadas de fertilizantes, aireación, remoción de fieltro, riego profundo y segado más alto ayudarán a prevenir esta enfermedad.

El Tratamiento químico  preventivo es una opción para el control del Fusarium de verano, pero la clave es empezar temprano. Deben aplicarse fungicidas sistémicos apropiados comenzando cuando las temperaturas de la noche permanecen por encima de 21º C. Usar el fungicida incorrecto o los fertilizantes con alto contenido de nitrógeno pueden realmente agravar el problema.

Los rodales se van extendiendo poco a poco a lo largo del verano.

Síntomas del Fusarium de verano

El organismo de la enfermedad sobrevive de una temporada a otra en raíces enfermas y se deriva del año anterior. El desarrollo del Fusarium de verano depende en gran medida de las condiciones ambientales adecuadas. Temperaturas elevadas del suelo (25º a 30ª C) y alta humedad del suelo proporcionan un ambiente donde la enfermedad es más virulenta.

 

La enfermedad comienza como manchas verdes claras dispersas de 3 a 15 cm de diámetro, mientras los patógenos atacan las raíces y las coronas de las plantas susceptibles.

 

En las primeras etapas, las raíces jóvenes pueden parecer saludables, aunque pueden aparecer hifas de color marrón oscuro en estos tejidos cuando se ven bajo aumento.

 

La decoloración vascular y la pudrición cortical se producen a medida que avanza la enfermedad. El daño a las raíces, la corona y el tallo por la enfermedad restringen la captación de agua y las plantas comienzan a aparecer estresadas por la sequía.

 

Al mediado del verano, las plantas con niveles crecientes de infección mueren debido al estrés por calor y sequía que resultan de sus raíces y tallos dañados. En esta etapa, las raíces y los tallos de las plantas que muestran la descomposición tienen una pudrición marrón oscura. Las manchas circulares o en forma de media luna de plantas muertas y moribundas están formadas por la propagación del patógeno, raíz a raíz, desde un sitio inicial de infección.

 

En algunos casos, una mancha de hierba verde aparentemente saludable estará completamente rodeada por un anillo de hierba muerta creando una apariencia de “ojos de rana”.

 

 

Ojos de rana, manchas producidas por el Fusarium

 

 

Dado que el patógeno sobrevive en los tejidos de raíz y corona infectados, es probable que la enfermedad reaparezca el próximo año en las mismas áreas con una intensidad creciente.

 

Es fácil contagiar el patógeno de un césped a otro con las herramientas

Gestión Preventiva del Fusarium de verano

Para minimizar el riesgo, es útil minimizar el estrés en el césped. Las tensiones primarias incluyen exceso de fieltro, fertilizante inapropiado o sincronización incorrecta de aplicaciones de fertilizantes, altas temperaturas, alturas de siega bajas y extremos de pH del suelo.

  • Siempre aplique un fertilizante NPK equilibrado y no aplique ningún fertilizante durante el período de estrés de  junio-agosto.

 

  • Evite las aplicaciones fuertes de abono a principios de primavera y verano con  fertilizantes con alto contenido de nitrógeno. (Leer más..)

 

  • Riegos profundos antes del calor del verano para fomentar sistemas de raíces más profundos. (Leer más..)

 

  • Sembrar variedades de Raigrás, Poa y Festuca resistentes a la enfermedad.  (Leer más..)

 

  • Duchas (aplicaciones cortas de agua) durante el calor de mediodía en julio y agosto.  (Leer más..)

 

  • Airear a principios del otoño o mediados de la primavera.  (Leer más..)

 

  • Retire el Thacht por aireación, siega vertical o rastrillo. (Leer más..)

 

  • Aumente la altura de la siega a 5 a 6 cm durante los calurosos meses de verano. La susceptibilidad a esta enfermedad aumenta a medida que disminuye la altura de la siega. (Leer más..)

 

altura_corte_estacional

La siega más alta en verano ayuda a prevenir el Fusarium de verano

Tratamiento con productos químicos.

Los fungicidas pueden ser necesarios para el control si el Fusarium de verano si ha sido un problema en años anteriores. Aplique el tratamiento 3 a 4 semanas antes de que los síntomas puedan ocurrir, a finales de la primavera, cuando las temperaturas están en el rango de 18° a 23 C.

 

Los fungicidas sistémicos como Rubigan, Banner o Bayleton o similares deben aplicarse cuando las temperaturas nocturnas no caen por debajo de los 21ª C. Irrigar después de la aplicación

 

Recuerda, casi todos los fungicidas son PREVENTIVOS, no curativos. Los fungicidas normalmente protegen la planta de infecciones o infecciones adicionales a menos que indique en la etiqueta que tiene una tasa curativa.

 

Observar la reglamentación al aplicar productos fitósanitarios

 

Cuando el Fusarium,de verano es severo o cuando los fungicidas no son una opción, entonces el único remedio es Resembrar o plantar tepes, después de que la enfermedad haya disminuido.

ferticésped-abono-césped
collage_mezclas_zulueta_2017_w
Icono _Tepe_ Zulueta
Compartir:


SIGUENOS EN EL CANAL NOTICIAS

SIGUENOS EN EL CANAL NOTICIAS

Y estarás al tanto de toda la actualidad del mundo del césped y las cubiertas vegetales...

Hemos recibido correctamente tu suscripción. Muchas gracias.